Reiki a otra persona y para uno mismo

Reiki a otra persona y para uno mismo actúa de forma general cuando se aplica sobre cualquier parte del cuerpo, sin embargo es bueno ubicar nuestras manos en los lugares que están afectados por un malestar en particular o próximo a las regiones afligidas.

Existen diversas guías indicándonos donde situar nuestras manos para hacer Reiki a otra persona y para uno mismo, creadas por varios maestros Reiki. Para el tratamiento de sanación a otra persona se dedica de tres a cinco minutos a cada una de las posiciones, lo que supone una sesión de una hora, de comprobada eficacia para activar un proceso auto depurativo del cuerpo, si se realiza cuatro días consecutivos.

Reiki en Ojos: Actúa sobre los Chakras coronario y del Tercer ojo aportándoles energía y sanando cualquier enfermedad en los ojos, pues tienen que ver con la capacidad de ver el pasado, el presente y el futuro, indica miedo o negativa o incapacidad a ver lo sucedido o lo que sucede en este momento.

Reiki en Sienes: Limpia y equilibra ambos hemisferios cerebrales. El Izquierdo es el que incumbe a lo racional, analítico y esquemático; y el derecho es el creativo, artístico y globalizador.

Reiki en Oídos: Es una posición importante pero opcional, se utiliza en todos los tratamientos de adicciones, en la oreja se expresan todos los órganos del cuerpo.

Reiki en Nuca: Trabaja sobre las terminales nerviosas, estimulándolos, envía estímulos placenteros al cerebro y actúa al nivel medular.

Reiki en Garganta: Punto importante en la comunicación, conexión entre la mente y el corazón.

Reiki en Hombros: Posición balanceadora de las energías masculinas y femeninas.

Reiki en Axilas: Se utiliza en pacientes con bajas defensas e hipertensión.

Reiki en Corazón: Punto de activación del amor hacia uno y universal.

Reiki en Plexo solar: Chakra que tiene su acción sobre el poder personal y todo lo que tiene que ver con la autodeterminación y el compromiso personal.

Curso Maestro Reiki

Reiki en Hígado y Vesícula: Puntos que disuelven la cólera, el enojo y rabia que luego afectan las funciones de estos órganos.

Reiki en Bazo y Páncreas: Órganos que son afectados por las obsesiones. También se usa en diabetes, enfermedad que tiene que ver con el sentimiento de pérdida de dulzura de la vida.

Reiki en Ovarios y próstata: En la mujer ayuda a disminuir las presiones y dolores pre-menstruales. En el hombre activa su creatividad.

Reiki en Caras Interiores de los Muslos: Activa la circulación sanguínea.

Reiki en Rodillas: Esta posición armoniza, Flexibiliza y equilibra física y mentalmente al paciente.

Reiki en Tobillos: Ayuna a la dirección y movilización interna y externa del Paciente.

Reiki en Pies: Posición que permite el enraizamiento a la tierra, la eliminación de las energías negativas hacia las mismas. Produce seguridad y apoyo interno.

Reiki en Espalda: Punto donde cargamos nuestras preocupaciones, angustias, tristezas y dolores.

Reiki en Pulmones: punto asociado a nuestra forma de vida. Respiramos de la misma forma en que vivimos.

Reiki en Riñones: Sede de los miedos. Todos los sentimientos asociados a la vergüenza y a los fracasos infantiles.

Reiki en Región Lumbar: Inseguridad a nivel financiero, falta de confianza en los procesos universales de la abundancia

Nota: En las zonas genital en ambos sexos y senos en las mujeres simplemente la imposición de manos se hace a unos centímetros de la zona, generando el mismo efecto benéfico al paciente.

Con Reiki a otra persona y para uno mismo se estimulan las defensas del organismo y su propia fuerza cicatrizante que lo pone de nuevo en equilibrio y armonía, tras el relativo período desintoxicante que seguirá naturalmente.

En cualquier caso puedes experimentar con tus propias posturas, recibiendo por intuición la guía que lleva tus manos a los lugares del cuerpo, por el tiempo que sientas adecuado.

Primero, debemos recordar que el Reiki proviene de una fuente ilimitada e inagotable; y que lleva el amor, la compasión y la sabiduría. No hay límites a los beneficios que puedes recibir del Reiki.

Algo importante a tener en cuenta es la calidad vibratoria de la habitación en la que das Reiki si quieres mejorar los resultados de tus terapias.

Hay que asegurarse de que la habitación no esté demasiado fría ni caliente, sino que haya una temperatura agradable, que circule en lo posible aire fresco y no esté cargada.

Una habitación ordenada y limpia ayuda, ya que la energía negativa y las malas vibraciones suelen acumularse alrededor del desorden y de la suciedad.

Pide a Dios y Jesús Cristo que te bendigan y que te ayuden a ti y a tu paciente durante el proceso del tratamiento de esta forma Reiki a otra persona y para uno mismo.

Usar incienso, esencias aromáticas o flores frescas, también ayudará a subir la vibración. Música suave, tipo «New Age», durante el tratamiento, aunque no es indispensable. También ayudará al paciente a ser más propenso y a estar más abierto.

Debemos ser conscientes que, dar Reiki, es una experiencia espiritual y que es más apropiado darlo con reverencia. Al meditar en el flujo del Reiki, mientras pasa a través tuyo, si meditas con la mente en silencio o centrada en el «Ser», no sólo experimentarás la energía mas directamente, sino que incrementarás su flujo.

Mientras haces esto, puede que sientas corrientes de energía fluir por diferentes partes de tu cuerpo, incluyendo tu columna, tus chakras, brazos y manos. También puede que sientas calor, sensaciones relajantes, hormigueo, vibraciones, pulsaciones u olas de energía pasando a través tuyo.

La energía Reiki puede aparecer como partículas diminutas de luz blanca o dorada, u otros colores de energía fluyendo a través tuyo.

Todas estas experiencias son muy placenteras y profundamente sanadoras para el practicante de Reiki, mientras que al mismo tiempo, incrementan el beneficio del paciente.

Según meditas en el Reiki de este modo, también estarás abriendo los canales por los que fluye el Reiki. Las invocaciones y oraciones son también un modo efectivo de incrementar la fuerza del Reiki.

Antes de dar un tratamiento, puedes pedir a Dios, los Maestros Ascendidos de Reiki o directamente a o a la energía Reiki en sí misma, que tus energías Reiki se fortalezcan y que te bendigan a ti y a tu paciente.

Este artículo sobre Reiki a otra persona y para uno mismo, es una de las tantas bondades que podrá desarrollar a través del Curso Maestro Reiki, por lo que usted tiene y se merece la posibilidad de ser feliz a través del Reiki, lo fundamental de todo esto es que en lograr la armonización, bienestar  propia y de quienes lo rodean. Y no crea que solamente el Curso Maestro Reiki esté orientado al bienestar físico, sino también al anímico y espiritual.

Piense en usted  y no espere ni un minuto más, ¿Acaso no es lo que desea? ¿No es lo que ha estado buscando por tanto tiempo?

Ordene la Video Guía «Curso Maestro Reiki™» ahora, y dígale adiós de una vez por todas a esos cursos engorrosos e interminables, que durante tanto tiempo y lo han dejado su billetera casi vacía y complicado su vida.

Este es el momento de dejar de botar y tirar su dinero en técnicas y cursos que no funcionan. Sólo tiene que hacer una inversión mínima en «Curso Maestro Reiki™», y así podrá alcanzar los resultados que ha estado buscando por tanto tiempo, logrando esa tan ansiada felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *