¿Que es la Fitoterapia?, sus usos y prevención de enfermedades.

Fitoterapia, el uso de medicamentos derivados de plantas en el tratamiento y prevención de enfermedades.

La fitoterapia es una práctica médica basada en la ciencia y por lo tanto se distingue de otros enfoques más tradicionales, como la herbolaria médica, que se basa en una apreciación empírica de las hierbas medicinales y que a menudo está vinculada al conocimiento tradicional.

El enfoque de un herbolario generalmente no se ha evaluado en ensayos clínicos controlados o en estudios biomédicos rigurosos, mientras que existen numerosos ensayos y estudios farmacológicos de preparaciones fitoterapéuticas específicas.

La interpretación y aceptación de tal evidencia para prácticas fitoterapéuticas varía. En algunos países, se considera suficiente otorgar licencias de productos fitoterapéuticos como medicamentos, mientras que en otros países, la fitoterapia se considera una forma de medicina tradicional.

Fitoterapia

Hay una serie de preparados fitoterapéuticos en uso. Los ejemplos incluyen preparaciones derivadas de las hojas de ginkgo (Ginkgo biloba), que se usan para tratar una variedad de trastornos cognitivos menores y ciertos otros trastornos del sistema nervioso central; las partes aéreas de la hierba de San Juan (St. Johnswort; Hypericum perforatum), que típicamente se usan en el tratamiento de formas leves a moderadas de depresión; las partes aéreas y las raíces de Echinacea angustifolia (y otras especies de Echinacea), que se utilizan en el tratamiento y la prevención del resfriado común y otras afecciones respiratorias; y partes de la garra del diablo africano (Harpagophytum procumbens), cuya raíz se usa para tratar el dolor lumbar crónico.

Historia de la fitoterapia

El concepto de fitoterapia se originó con el médico francés Henri Leclerc, quien utilizó el término por primera vez en 1913 y publicó varias ediciones del Précis de phytothérapie («Manual de Fitoterapia»), el primero en 1922.

La fitoterapia entró en el idioma inglés con su definición común en 1934, habiendo sido presentado por Eric Frederick William Powell, quien era un practicante inglés de herbolaria y homeopatía. El término en inglés, sin embargo, no obtuvo un reconocimiento más amplio hasta mucho más tarde.

En 1960, el herbolario y médico alemán Rudolf Fritz Weiss publicó Lehrbuch der Phytotherapie (1960, Herbal Medicine), que se convirtió en el libro de texto alemán definitivo sobre el tema. El trabajo inicialmente se había publicado en un formato diferente en 1944 bajo el nombre Die Pflanzenheilkunde in der Ärztlichen Praxis («Ciencia curativa de base vegetal en la práctica médica»). Tanto los enfoques de Leclerc como de Weiss compartieron un fuerte enfoque en lo que luego se describió como medicina basada en evidencia.

Otro hito importante en la historia de la fitoterapia fue la aparición en 1987 de la revista Phytotherapy Research, editada por el farmacodinámico británico Fred Evans. En 1997, se publicó el libro Rational Phytotherapy bajo la dirección del farmacognóstico estadounidense Varro Tyler.

El trabajo fue una traducción al inglés del libro alemán Rationale Phytotherapie: Ratgeber für die Ärztliche Praxis (3ª edición, 1996), escrito por Volker Schulz y Rudolf Hänsel.

Fitoterapia

El laberinto regulatorio

La terminología de las diversas formas de tratamiento asociado con las sustancias a base de hierbas sigue siendo confusa. Si bien muchos consideran las hierbas medicinales con un perfil de uso bien definido (uno basado en evidencia científica y médica) como productos fitoterapéuticos, otros consideran que estos productos son complementos alimenticios. Esto último implica que los medicamentos basados en sustancias vegetales son terapias no probadas, y en algunos países se los trata de esa manera.

En los Estados Unidos, por ejemplo, todos los productos a base de hierbas se clasifican como suplementos dietéticos. Para complicar las cosas, la herbolaria a veces también se conoce como fitoterapia, y tanto la herbolaria como la fitoterapia a veces se describen como medicina herbal.

Del mismo modo, los preparados utilizados en fitoterapia y en herbolaria pueden denominarse hierbas medicinales o fitomedicinas.

La confusión entre la fitoterapia y la herboristería también se refleja en una situación regulatoria compleja, donde las evaluaciones de lo que se puede o no se puede designar una medicina difieren enormemente.

Las diferencias a menudo son el resultado de variaciones en los marcos legales que han sido implementados por países o regiones, como la Unión Europea. Para los lugares que tienen leyes o regulaciones para productos a base de hierbas, existen requisitos específicos para la garantía de calidad.

Los requisitos están destinados a proporcionar un nivel relativamente alto de seguridad a los consumidores regulando la calidad del producto a través de la cadena de suministro y valor, desde la recolección o elaboración artesanal (recolección de la naturaleza) de las plantas hasta la fabricación y promoción del producto final.

Los productos utilizados en fitoterapia generalmente se producen industrialmente mediante el uso de procedimientos de rutina, que difiere de la herbolaria. Por lo tanto, para la fitoterapia, existe una diferencia limitada entre los lotes de productos vendidos en el mercado por una empresa individual.

La composición del mismo producto fitoterapéutico, sin embargo, puede diferir de una compañía a la siguiente.

Normalización

Un concepto comúnmente utilizado pero a menudo poco definido en fitoterapia es la estandarización, que es el requisito de tener una cantidad mínima de uno o varios compuestos activos o grupos de compuestos en el extracto de la planta. A menudo se da un rango de una cantidad mínima a máxima.

En el campo de la fitoterapia, la estandarización se aplica solo a los extractos y, por definición, solo a aquellos en los que los componentes activos están completamente caracterizados.

Por ejemplo, un extracto que contiene un cierto porcentaje de la clase de compuesto X (por ejemplo, flavonoides) debe contener un compuesto específico del grupo (por ejemplo, la rutina flavonoide). La cuantificación a menudo se lleva a cabo usando técnicas basadas en cromatografía (por ejemplo, cromatografía de gases o cromatografía líquida de alta resolución), electroforesis capilar, espectroscopía de absorción atómica o espectrometría de masas.

La estandarización está destinada a asegurar una composición reproducible de constituyentes activos conocidos. Por ejemplo, la hierba de San Juan (H. perforatum) se usa tanto en fitoterapia como en herboristería.

En el primero, las preparaciones a menudo son extractos producidos industrialmente a partir de las hojas y las plantas superiores que se han estandarizado de acuerdo con el contenido de hipericina e hiperforina.

Se sabe que estas dos sustancias son relevantes por sus efectos farmacológicos. El extracto generalmente se formula como tabletas o cápsulas. Por el contrario, es probable que los herbolarios usen una tintura de hierba de H. perforatum que no esté estandarizada en su contenido de ningún constituyente en particular.
Fitoterapia y sistemas nacionales de atención de la salud

La práctica de la fitoterapia difiere ampliamente en todo el mundo. En algunos países, como Corea del Sur y Japón, los productos comprobados de fitoterapia se integran en la cobertura del seguro médico.

Otros países, incluidos China, India y Nepal, ofrecen una amplia cobertura de atención médica para las hierbas medicinales, que se incluyen en los servicios de medicina tradicional.

Sin embargo, en la mayoría de las otras partes del mundo, dichos productos no están integrados en los programas de seguro médico o de salud. Son, más bien, una opción mucho más privada de un paciente, y a menudo se venden como productos de venta libre (OTC), aunque estos productos pueden ser recomendados o recetados por una amplia gama de profesionales de la salud, incluidos médicos generales y naturistas.

Dado que la fitoterapia es un sistema de práctica médica que se basa en evidencia científica o médica, sus productos son medicamentos farmacológicamente activos, similares a los medicamentos farmacéuticos convencionales.

Por lo tanto, la fitoterapia no se puede subsumir en la medicina complementaria y alternativa (CAM), que generalmente está vinculada a diferentes principios filosóficos.

 

Este artículo es una de las tantas bondades que podrá desarrollar a través del Curso Maestro Reiki, por lo que usted tiene y se merece la posibilidad de ser feliz a través del Reiki, lo fundamental de todo esto es que, en lograr la armonización, bienestar propia y de quienes lo rodean.

 

Y no crea que solamente el Curso Maestro Reiki esté orientado al bienestar físico, sino también al anímico y espiritual.

Piense en usted y no espere ni un minuto más, ¿Acaso no es lo que desea? ¿No es lo que ha estado buscando por tanto tiempo?

Ordene la Video Guía «Curso Maestro Reiki™» ahora, y dígale adiós de una vez por todas a esos cursos engorrosos e interminables, que durante tanto tiempo y lo han dejado su billetera casi vacía y complicado su vida.

Este es el momento de dejar de botar y tirar su dinero en técnicas y cursos que no funcionan. Sólo tiene que hacer una inversión mínima en «Curso Maestro Reiki™», y así podrá alcanzar los resultados que ha estado buscando por tanto tiempo, logrando esa tan ansiada felicidad.

Haga Click Aquí Para Descargar Ahora Su Copia de “Curso Maestro Reiki™”

Feng Shui

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.